Hanyu deslumbra y Fernández resiste

El japonés rozó el récord del mundo en el programa corto del mundial y terminó primero con una distancia de 12 puntos sobre Javier Fernández. Javier Raya se queda a las puertas de la final

 

Madrid, 31 de marzo de 2016 – Los fans de Javier Fernández contenían la respiración cuando, pasadas las cuatro de la pasada madrugada, el madrileño tomaba la pista del TD Garden de Boston para iniciar la defensa de su título mundial. Con su acostumbrada perilla y aparente serenidad empezaba su programa corto con bastante aplomo, una sólida combinación de cuádruple toe y triple toe (+2.29), el elemento más complicado de su ejercicio. Instantes después venía un fallo importante. Su cuerpo se colocaba mal en el aire y se caía en el cuádruple salchow (-3.54). Un error que, a la postre, le costaría cerca de cinco puntos. No se podía permitir ningún problema más, cosa que no sucedió. Clavó el triple axel (+2.57), así como las tres piruetas (vertical saltada nivel 4, combinada nivel 4 y baja cambiada, todas ellas +0.93) y la secuencia de pasos (nivel 4 +1.80) Sonriente pero con gesto resignado abandonaba el hielo para fundirse en un abrazo con su entrenador, Brian Orser. Mientras intentaba recuperar la respiración por el gran esfuerzo físico de un programa con dos cuádruples, escuchaba las puntuaciones. 53.06 para los elementos técnicos, 46.64 para los componentes, total 98.52. En aquel momento se situaba en primera posición (al terminar sería segundo) a la espera de sus grandes rivales, el canadiense Patrick Chan y, sobre todo, el japonés Yuzuru Hanyu.

“Al entrar en el cuádruple salchow iba muy convencido pero perdí el equilibrio en el aire. A partir de ahí he intentado no dejar escapar ni un solo punto y, a excepción de la caída, el programa ha estado bien y me he sentido genial en el hielo. Para el libre intentaré concentrarme todavía más y patinar lo mejor que pueda”, declaraba a HIELO ESPAÑOL al terminar.

Por su parte Patrick Chan, subcampeón olímpico y ausente las dos últimas temporadas, realizaba magistralmente todos sus elementos menos uno, el triple axel donde tenía una aparatosa caída. Con un programa bastante más sencillo pero una valoración artística superior al español se colocaba justo por debajo (tercero al final) gracias a su mejor marca de la temporada: 94.84. “Estar en el TOP-3 es todo un logro sobre todo teniendo en cuenta que llevo casi dos años sin competir”, afirmaba.

Instantes después salía Hanyu. Con gesto muy sereno y música de Chopin daba una lección magistral de patinaje imposible para sus rivales. Bordó los siete elementos de su ejercicio: cuádruple salchow, combinación de cuádruple y triple toe, triple axel y tres piruetas de la máxima dificultad con posiciones de hiperextensión que sólo él puede hacer en el mundo. Únicamente en la serie de pasos no llegó al grado de complejidad que buscaba. A pesar de su excelsa brillantez, como viene siendo costumbre, las puntuaciones de los jueces fueron extremadamente generosas, pues la mayoría del panel técnico daba +3 (grado de perfección absoluto) a todos sus elementos. Asimismo, veía hasta 17 valoraciones perfectas (dieces) en sus puntuaciones de componentes. Ni un Fernández en estado de gracia se hubiera acercado a la nota del nipón, 110.56, que rozó su propio récord mundial. De esta forma se establecía un margen de 12 puntos con respecto a Fernández y 15 con Chan. Una brecha que, aunque le da bastante ventaja para final que tendrá lugar esta madrugada, no es del todo insalvable para el español, cuyo fuerte es el programa largo.

“Si soy sincero estoy muy contento, pero mi felicidad no es completa porque podía haber realizado el cuádruple toe y los pasos mejor. Salí a la pista nervioso porque el entrenamiento de ayer no fue bien y además me estoy recuperando de una lesión”, afirmó.

 

Javier Raya se queda a las puertas de la final

Apenas 14 centésimas separaron al otro español presente en la prueba, Javier Raya de clasificarse para la final. El compañero de Javier Fernández en Toronto que volvía al mundial tras cuatro años de ausencia, comenzaba con un perfecto triple axel (+0.57) pero se iba al hielo dos veces, tanto en la combinación de triple flip y triple toe (-2) como en el triple lutz (-2.1). Se recomponía con unas pulidas piruetas (saltada en ángel nivel 4 +0.43, combinada de nivel 4 +0.43 y baja cambiada de nivel 3 +0.14) y pasos (nivel 3 +0.57) en un dinámico programa que fusionaba la ‘Quinta sinfonía’ de Beethoven con el ‘Disco Inferno’ de The Trammps. Con una nota de 65.06 (mejor marca personal), se colocaba en el ingrato 25º lugar, el mismo que ocupó en los juegos de Sochi, y a un paso de la gran final a la que acceden los 24 mejores. Resultado algo injusto pues hubo patinadores clasificados que deberían haber quedado por detrás de él.

“He salido a darlo todo y lo he disfrutado mucho pero no ha podido ser. Ha sido un año muy complicado pero he logrado volver a un mundial”, comentaba resignado a HIELO ESPAÑOL al terminar su competición.

FOTO: Javier Fernández realizando su programa corto en el mundial de Boston. Imagen cedida por la ISU.

 

Clasificación completa

 

Vídeo de la actuación de Javier Fernández

Vídeo de la actuación de Javier Raya

 

 

31/03/2016

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*