Javier Fernández logra una plata histórica en 'la noche de las remontadas'

Le acompañaron en el podio de la final del Grand Prix el ruso Voronov y el japonés Hanyu, que consiguió la segunda mejor marca de la historia

 

 Madrid, 13 de diciembre de 2014 – Si por algo será recordada la última jornada de la final del Grand Prix de Barcelona 2014 será por las remontadas premiadas con medalla. La norteamericana Ashley Wagner se hacía con el bronce desde el sexto lugar, la pareja francesa de danza Papadakis / Cizeron conquistaba el mismo metal desde la quinta, idéntica posición desde la que, para delirio del público español, ascendería Javier Fernández para acabar colgándose la plata.

 

“Ayer patinaba por medalla y la respuesta del público me desconcentró, fue como un muro para mí. Hoy he cambiado el chip y he patinado para remontar con una actitud mucho más positiva”, diría instantes después de su actuación. El último entrenamiento previo al programa libre había ido sin problemas, lo mismo que los seis minutos de calentamiento. Las expectativas eran muy positivas, pero había que actuar lo suficientemente bien como para superar a los rusos Voronov y Kovtun, que habían finalizado tercero y cuarto, respectivamente, tras el corto.

 

Acompañado por un mar de banderas españolas y gritos de “Javi, Javi”, Fernández tomaba la pista del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona a eso de las nueve de la noche para interpretar su “Barbero de Sevilla”. Para alegría de los cerca de 5.500 espectadores presentes comenzaba inmejorablemente con enorme cuádruple toe, que realizaba a la perfección. Su segundo cuádruple, un salchow, se quedaba en un triple combinado con un doble toe. Un error que, si bien no penalizaba, le hacía obtener aproximadamente cinco puntos menos. Esta circunstancia parece que no le desconcentraba pues, instantes después, clavaba un perfecto triple axel. En la segunda mitad y, por tanto con elementos bonificados, ejecutaba otro cuádruple salchow algo sobregirado, una complicadísima combinación formada por triple flip + medio bucle + triple salchow y un triple bucle precedido de águila exterior atrás. En su última combinación, triple lutz + doble toe, se apresuraba rebajándola a lutz sencillo + doble, lo que le hacía no sumar unos seis puntos. De nuevo, sacaba fuerzas para clavar su último salto, triple toe. Al igual que sucediera ayer en el programa corto, las tres piruetas y la serie de pasos fueron del máximo valor posible, el cuatro. “Ya era hora que se me valorara todo como nivel cuatro”, comentaría al terminar.

 

Junto a su entrenador, Brian Orser y a la jefa de equipo, Silvia Villellas escuchaba las puntuaciones: 87.50 para el mérito técnico y 87.22 para los componentes. Total: 174.72 puntos, que suponía su mejor registro de la temporada. Una marca que abría la puerta a la deseada remontaba.

 

Los fallos de los rusos le llevarían a la medalla de bronce, metal que conquistó en la final de 2011. La sonrisa ya se dibujaba en sus labios mientras atendía a la numerosa prensa congregada. Rodeado de medios de comunicación vería por televisión que, gracias a la pobre actuación del japonés Machida, obtendría un metal nuevo para él en esta prueba: la plata. “Me sabe muy mal por él”, se lamentaba. “Son los lances del deporte”, le responderíamos nosotros.

 

Al final vuelco en el podio, el ruso Sergei Voronov (244.53) sobrepasaba a su compañero Maxim Kovtun para lograr el bronce, la plata era para Javier Fernández (253.90), y el oro para el japonés Yuzuru Hanyu (288.16), que mostró un nivel tan espectacular que le valió la segunda mejor puntuación de la historia del moderno sistema de puntuación: 194.08 puntos. Sólo un error en un triple lutz le apeó de batir el récord del mundo que posee el canadiense Patrick Chan.

 

Sin duda, una noche para recordar.

 

Clasificación completa

 

 

14/12/2014

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*