Proyecto Raya: objetivo cumplido

Tras firmar su mejor europeo, el segundo español afronta los juegos en plena forma y con expectativas realistas

 

Budapest, 18 de enero de 2014 – En el patinaje español, la sombra de Javier Fernández es alargada y, tantos éxitos y medallas, en ocasiones eclipsan el talento de otros deportistas que, al igual que nuestro doble campeón de Europa, con su trabajo engrandecen nuestro deporte. Un ejemplo claro es el de Javier Raya, un patinador que, pese a vivir a la eterna sombra de Fernández, es mucho más que el segundo español o “The other Javi”, condición que lleva con orgullo.


Pese a compartir nombre, ambos no pueden ser más diferentes. Si Fernández es riesgo, potencia de salto y comicidad, Raya es perfección de estilo, domino del giro y dramatismo. Si uno destaca en saltos, el otro lo hace en piruetas; si uno es moderno, el otro tiende al clasicismo. Ambos talentosos, ambos hermosos.


Javier Raya es uno de esos patinadores a los que reconocerías sin ver la cara pues tiene un estilo propio que mezcla las cuchillas con el ballet, disciplina que realizó durante mucho tiempo y, por cuya herencia es poseedor de unas líneas amplias y depuradas y un gran sentido musical. Y es que, a veces, más que patinar, parece que baila sobre el hielo en un estilo, a veces recargado, pero siempre elegante, que transmite con el alma, lo que traspasa la barrera con el espectador. Una vida dedicada al patinaje que inunda todos los aspectos de su vida, incluido el nombre de su perra: Kiira, que le ha acompañado en alguna competición.


Gira y transmite, pero también salta y, aunque no hace cuádruples (pocos pueden) domina el resto de triples. Hasta ahora, el talón de Aquiles de Javier era su irregularidad, potenciada por una vida de deportiva bastante complicada. “No todos somos Javier Fernández”, nos decía este fin de semana en Budapest. Y, decimos hasta ahora, porque, desde que se anunciara su inclusión en el equipo olímpico español, parece tocado por la gracia divina y, tras unos años de sube y baja y un mal arranque de temporada, llega en plena forma en el momento más importante de su carrera. No se puede pedir más.


Tras robar los aplausos y las lágrimas en el pasado campeonato de España, se embarcó en una pequeña gira en la que junto a su hermano Alberto, músico de profesión, y su amiga Laura García hizo exhibiciones por diferentes ciudades de la geografía nacional. Lo justo para tomar aire y afrontar su siguiente reto: el campeonato de Europa de Budapest.


En el  corto tenía un importante fallo en el triple axel, que dejaba en sencillo, pero evidenciaba que es capaz de sobreponerse a un mal arranque, una cualidad vital en un deportista. Partiendo de una posición un tanto retrasada, la vigésima, realizaba el mejor programa largo dentro de una competición ISU para remontar a la decimoctava plaza con una nota de 179.37 puntos.


A ritmo de swing, abría su programa libre con mucha seguridad, clavando un gran triple axel (GOE +0.43) y una prácticamente perfecta combinación triple toe + triple toe (GOE +0.90). Posteriormente lograba el triple lutz, un salto que esta temporada se le estaba resistiendo en competición internacional. Recibía una penalización de -0.4, pues lo realizaba con cambio de filo. Tras una trabajada pirueta ángel cambiada nivel 3 (GOE +0.43) venía la combinación tripe flip + doble toe, que ejecutaba muy bien (GOE +0.10). Con este elemento, ya tenía en el bolsillo los más importantes de su programa. También combinado pero, en este caso con dos doble toes, aparecía el doble axel (GOE +0.07).


Jaleado por los muchos fans españoles, interpretó muchísimo la serie de pasos nivel 3 (GOE +0.86). Lamentablemente, a estas alturas del programa estaba bastante cansado y aterrizaba muy sobregirados y faltos de rotación el segundo triple flip (GOE -1.80) y el triple salchow (GOE -2.10), en el que casi caía por estar muy cerca de la barandilla. La fatiga también le afectaba a unos de sus mejores elementos, la pirueta saltada baja, en la que de nivel cuatro, se quedaba en nivel uno, pues el salto de impulso había sido muy bajo (GOE +0.14). La secuencia coreográfica, que estaba muy bien concebida, era pura expresión (GOE +1). Para terminar, incluía un limpio doble axel (GOE +0.36) y la pirueta combinada en la que, perdía dos niveles, pues no le contaron dos de la variaciones (nivel 2 y GOE +0.36).


Pequeños fallos en un par de saltos y piruetas pero lo importante, lo que más contaba, lo había realizado estupendamente y, además, había disfrutado y hecho disfrutar al público. La nota técnica era de 59.04 puntos. Hay que destacar el subidón que, con todo merecimiento, dio la de componentes hasta situarse en 63.20 puntos (del 6.14 en transiciones al 6.46 en interpretación). El resultado final: 122.24 marca personal en competición ISU. Prestación sobresaliente.


Al terminar, se lamentaba de no haber podido aterrizar bien el salchow y el flip porque, de haber, logrado este último salto hubiera conseguido la mínima técnica mundial (63 puntos). “Estoy cansando pero lo he disfrutado muchísimo y me he sentido muy arropado por el público”, comentaba. Un punto con el que coincidía su entrenadora, Carolina Sanz que pedía que le diéramos las gracias a los fans españoles por su tremendo apoyo.


A pesar de que el resultado de Budapest 2014 es peor que el de Zágreb 2013 (16º) y muy parecido al de Berna 2011 (19º), lo cierto, es que ha completado su mejor europeo y confirmado que afronta, de inmejorable forma, su sueño: el reto olímpico.


¿Cuáles serán sus siguientes pasos? Pues según nos decía Javier, seguir entrenando para los juegos, donde espera meterse en la final. “Yo creo que puedo quedar entre los 20 mejores, que es una expectativa realista”, añade. El contenido de los programas, apuntaba Carolina, será el mismo pues el objetivo es patinar limpio.


De cara a su participación en el campeonato del mundo, donde todavía tiene que conseguir las mínimas, tomará parte en una prueba internacional después de Sochi, probablemente, en La Challenge Cup.


Puede que su presencia en los juegos no genere titulares, pero poca gente se merecerá tanto estar allí ¿Su premio? Disfrutar y emocionarnos.


FOTO: Javier Raya, emocionado tras su gran programa libre en el pasado campeonato de Europa.

21/01/2014

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*