Javier Fernández, tres veces grande Europa

El patinador madrileño entra en la historia al colgarse tres oros continentales seguidos, una gesta que no se lograba desde 1989

 

Estocolmo, 30 de enero de 2015 – ¿Qué tienen en común patinadores como Alexander Fadeev, Jan Hoffmann, Ondrej Nepela, Emmerich Danzer, Alain Calmat o Alain Guiletti? Pues que todos ellos vencieron en tres campeonatos de Europa consecutivos (en algunos casos en más ediciones todavía). Desde esta noche, a esta exclusiva lista habrá que añadir un nombre más, el del español Javier Fernández, pues a los oros de Zágreb 2013, Budapest 2014 acaba de sumar el de Estocolmo 2015, emulando una gesta que no se veía desde hace la friolera de 26 años. Y es que el último patinador que lo había logrado fue el soviético Alexander Fadeev en el trienio 1987-1989. En el que caso del madrileño el mérito es superior al de sus predecesores, pues el patinaje actual es muy más competitivo y, el sistema de puntuación vigente, bastante más duro en todos los aspectos.

 

Fernández saltaba a la pista del Ericcson Globe a eso de las nueve y cuarto de la noche, jaleado por una de las mayores ovaciones del campeonato. Se le veía tranquilo pues, desde el programa corto, arrastraba un cómodo margen de ocho puntos sobre sus inmediatos perseguidores, el ruso Sergei Voronov y el checo Michal Brezina. Además todos los entrenamientos habían ido muy bien.

 

Su programa con la ópera de Rossini “El barbero de Sevilla” obra de David Wilson comenzaba espectacularmente con un enorme cuádruple toe (+2.57), sin embargo la combinación formada cuádruple salchow y triple toe se quedaba en triple + triple (+0.3). Instantes después se recuperaba con un perfecto triple axel (+2) y descansaba con una pirueta baja cambiada nivel 4 (+1) y con una serie de pasos nivel 3 (+1.07).

 

La segunda mitad arrancaba con una caída en el segundo cuádruple salchow (-2.43 y deducción de un punto).  Acto seguido  realizaba correctamente triple flip + medio bucle + doble salchow (no podía cerrar el triple) (0) y un triple bonito bucle precedido de águila exterior atrás (+1.2). Segundos más tarde el combinado de triple lutz con doble toe, se veía rebajado a doble + doble (+0.09), pero clavaba el último salto: triple toe (+0.8). En los instantes finales presentaba: pirueta combinada nivel 4 (+1), secuencia coreográfica (+1.5) y pirueta saltada combinada nivel 4 (+0.5).

 

A nivel técnico, ciertamente no fue un programa ni mucho menos perfecto, pues tuvo una caída y tres globos, pero salvó los suficientes elementos de dificultad para obtener una más que importante valoración técnica de 85.11 puntos, que se sumó a los 89.14 de componentes para totalizar 173.25. Nota que, con la ventaja que traía del corto, le permitió vencer a sus rivales y sumar un nuevo oro.

 

Al terminar su actuación se mostraba un poco abatido en zona mixta: “ha sido un programa muy duro porque he tenido que luchar muchísimo y eso me ha agotado físicamente. He hecho todo lo que he podido y ahora depende de los demás que sea suficiente para ganar o no”, declaraba en aquel momento antes de saberse vencedor. Con una cara un tanto alicaída veía desde la “green room”, una novedad de este europeo que por cierto no ha gustado mucho a los patinadores, cómo sus rivales no le superaban y que, aunque sin grandísimas actuaciones, sumaba un nuevo oro continental con un total de 262.49 puntos. Le acompañaría en el podio los rusos Maxim Kovtun (235.68) y Sergei Voronov (233.05).

 

En la rueda de prensa con los medallistas ya se mostraba mucho más relajado: “ha sido la competición más dura físicamente de mi carrera. No sé si es el aire seco o qué, pero me ha costado muchísimo acabar, ahora sólo quiero dormir. Además este programa con los tres cuádruples, las transiciones y la coreografía no me deja descansar ni un segundo. El año que viene le voy a decir al coreógrafo que quiero algo más sencillo”, bromeaba.

 

Ya un tono más serio comentaba que para él “era un honor entrar a formar parte de la lista de patinadores con tres oros europeos seguidos y que estaba muy contento de haber podido conseguir este éxito deportivo para España.”. Sobre su preparación para el mundial adelantaba que “iría directamente a Toronto a continuar con los entrenamientos donde probarían a recrear situaciones de competición con calentamiento de seis minutos y acto seguido el programa para aclimatarse física y mentalmente”.

 

Javier Raya logra su mejor resultado en un europeo: decimocuarto

 

Por su parte, el segundo representante español en la final del europeo, Javier Raya remontaba nada menos que siete posiciones con respecto al programa corto, gracias a un muy libre con dos triple axel y en el que se quedaba, a tan sólo tres puntos. de la mínima mundial.

 

Raya, que salía el segundo en la final, comenzaba con un triple axel sobregirado que aterrizaba con un doble tres (-1.57). Posteriormente completaba dos perfectas combinaciones de triple flip + doble toe (0) y triple axel + doble toe (0), pero se caía en el triple lutz (-2.1 y deducción de un punto), que además tenía cambio de filo.

 

Tras una muy buena pirueta baja cambiada nivel 4 (+0.29), venían nuevos saltos totalmente limpios: triple flip (+0.1) y secuencia de triple toe y doble axel (+0.4). Tomaba un poco de aire con la secuencia coreográfica (+0.8), que estuvo muy trabajada, y con la pirueta saltada en ángel nivel 4 (-0.50). Ya un poco más cansado, apoyaba ligeramente la mano en el hielo a la salida del triple salchow, hacía una serie de pasos que se quedaba en nivel 2 y sobregiraba el doble axel apoyando la pierna libre (-1.07). Al final iba corto de música y tuvo que eliminar alguna posición, lo que degradó a nivel 2 la pirueta combinada (+0.14).

 

Programa prácticamente limpio, en el que por primera vez desde hacía mucho tiempo, ejecutaba correctamente los dos triple axel, los elementos más importantes de su programa. Todo ello adornado con una gran puesta en escena completamente vivida con la música de "West side story" coreografiada por Joey Russell. Obtenía 61.78 a nivel técnico (la mínima mundial es 64) y 59.12 en componentes para totalizar 119.90 y un acumulado de 173.70. Esto le permitía acabar en el puesto decimocuarto, que es su mejor resultado en un europeo. De haber quedado entre los doce primeros, España hubiera obtenido tres plazas para el europeo del año siguiente. Pero hay que felicitar a este patinador porque ha evidenciado mucha calidad, gran estilo y capacidad de proyección.

 

“Desde el corto todo el mundo me decía lo mismo, tranquilo sal a disfrutar y eso es lo que he intentado. He patinado bien y, sobre todo, he disfrutado. Hacía tiempo que no realizaba dos triple axel limpios en un mismo programa.  La pena es que me he quedado muy cerca de la mínima mundial, pero la puedo conseguir en la Universiada o en la Challenge Cup, todavía hay tiempo. Ahora me marcho satisfecho”, declarada en zona mixta.

 

FOTO: Javier Fernández posa radiante con su nueva medalla de oro.

 

Resultados completos

Galería de imágenes

 

 

31/01/2015

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*