Sara Hurtado y Adriá Díaz clasifican la danza española para los Juegos

Nuestro país llevará a Sochi el equipo más numeroso de su historia

 

 

Oberstdorf (Alemania), 28 de septiembre de 2013 – Sara Hurtado y Adriá Díaz han hecho historia esta tarde al convertirse en la primera pareja española de danza en clasificarse para unos Juegos Olímpicos. Los discípulos de Marie-France Dubreuil y Patrice Lauzon han conseguido su billete para Sochi 2014 al lograr una de las cinco plazas, que se otorgaban dentro de la repesca olímpica del Nebelhorn Trophy.

 

Tras la danza corta celebrada el pasado viernes, partían décimos, sextos dentro de la ronda olímpica. El objetivo para la final de hoy era pasar a uno de los cinco equipos que tenían por delante: Turquía, China, Australia, Japón y Eslovaquia. Los nuestros realizaron una memorable danza libre dedicada a Picasso y a su relación con Dora Maar, que recibió una puntuación de 73.08, que les permitió sobrepasar a los eslovacos Testa y Csolley, logrando el quinto y, último, pasaporte para los Juegos.  Finalizaron el Nebelhorn Trophy en octava posición con 119.76 puntos.

 

La clasificación de la danza se une a las dos plazas masculinas conseguidas por Javier Fernández en el pasado mundial, de manera que nuestro país estará representado en Sochi por el mayor equipo de su historia: un total de cuatro patinadores. Únicamente, Sonia Lafuente no consiguió plaza olímpica.

 

 

Análisis de la actuación

 

Comenzaban perdiendo algunos niveles en los dos primeros elementos, el espectacular elevado en línea recta y la serie de pasos en círculo, que eran catalogados como niveles 3 y 2 con grados de ejecución de +0.36 y +0.43, respectivamente. La elevación perdió un nivel porque, al no estar Adriá colocado a 90 grados (estaba más recto de lo normal), se consideró que la entrada no era difícil y no obtenía ese plus. Los twizzles, en cambio, eran del máximo valor (nivel 4). Los realizaban perfectamente (GOE +0.21) y con un bonita estilización de brazos en el último set de giros.

 

Posteriormente, presentaban un elegante elevado en rotación, que el especialista técnico, bajaba a nivel 3 (GOE +0.64) porque le faltaba una vuelta. Mucho más allá iba en la elevación en recto conocida como “el escorpión”, que degradaba a nivel 1 (GOE +0.50) y penalizaba con dos puntos por considerar que Adriá había colocado sus manos por encima de la cabeza lo que, en danza, es ilegal. Esta situación se produjo porque lo ejecutaron más alto de lo normal. Un error fácilmente corregible.

 

Tanto en la pirueta en pareja, como el elevado en curva llegaron al nivel 4 con buenos niveles de ejecución (+0.50 y +0.36, respectivamente), no así en la diagonal de pasos, que de nivel 3 se quedó en 2, aunque con una buena realización (+0.57). Cerraban con el obligatorio elevado coreográfico que, de estándar vale nivel 1, y que fue valorado por los jueces con +0.59.

 

Técnicamente una buena ejecución aunque, en algunos casos, no con los niveles buscados. Se aplicaron tres puntos de deducción, dos por la posición de las manos en “El Escorpión” y otro por exceso de duración en el elevado en curva, en el que se atascaron en la primera posición.

 

Todo esto hizo que la nota de elementos técnicos no fuera tan alta como se pudiera esperar, tan sólo 37.86. En esta ocasión, los componentes pusieron el resto, pues los jueces premiaron una coreografía vanguardista y de un alto componente plástico, que les ha catapultado a otra dimensión de la danza. Las valoraciones artísticas rondaron el 6.5, con el 5.93 de transiciones como la más baja y, el 6.79 de interpretación, como la más alta. Y es que su interpretación de esta pieza tan dramática en la que, en una parte, se escuchaba la voz de Estrella Morente ponía los pelos de punta.

 

Alegría desbordante

 

Nada más saberse clasificados, Sara Hurtado rompía a llorar de felicidad mientras era abrazada por Adría Díaz y por toda la delegación española (Sonia Lafuente, Veronika Grigoreva, Aritz Maestu, Patrice Lauzon, Miguel Alegre, Iván Sáez, Gloria Estefanell, Marta Olozagarre y Lola Boyé), así como numerosos patinadores y entrenadores extranjeros.

 

“No me lo puedo creer, nos vamos a Sochi. Estamos muy contentos con la plaza, el programa y con la acogida del público. Es el día más feliz de mi vida”, fueron sus primeras palabras. Ya algo más calmada, nos contaba que este programa surgió porque querían hacer un homenaje a un artista español. “Marie-France sugirió Picasso por la película Surviving Piccaso y la idea comenzó a tomar forma. Posteriormente, contactamos con David Wilson con quien Marie-France y Patrice establecieron una espacie de alianza creativa en la que todo el mundo aportaba ideas. Al principio íbamos a plasmar todas las musas del pintor, pero luego decidimos centrarnos en Dora Maar, cuyo retrato llevo plasmado en la espalda del traje". 

 

Por su parte, Adriá nos destacaba que, en la parte técnica, se habían centrado en buscar elevaciones nuevas e innovadoras, una disciplina en la que sus entrenadores habían sido pioneros y que, en homenaje a ellos, decidieron incluir una que realizaban Dubreuil y Lauzon llamada “El Tótem”.

 

“Si hacemos los niveles planeados podemos lograr unas puntuaciones altísimas. Ahora descasaremos unos días para volver, posteriormente, a los entrenamientos. Todavía tenemos que planificar a qué competiciones iremos antes de los juegos”, concluía Sara.

 

Con la amargura por Sonia Lafuente y, la alegría, por Sara Hurtado y Adriá Díaz concluye la 45ª edición del Nebelhorn Trophy.

 

 

  

  

Resultados completos

  

Galería de imágenes

30/09/2013
  • Alejandro N.

    Vaya coreografía... me alegra que los jueces la apreciaran en los PCS... aunque su nota en transiciones me parece bajísima... en ningun segundo del programa pararon.. el programa esta lleno de preciosos detalles...
    Esto a final de temporada puede ser una obra maestra

    29/09/2013 15:32

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*